jueves, enero 13, 2011

Pan Casero


Anteriormente había posteado una receta para hacer pan casero usando la de no-knead, pero ultimamente he estado usando otra receta un poco mas fácil de recordar y más sencilla de ejecutar; los creadores de la receta dicen que puedes tener pan recién horneado con 5 minutos de trabajo al día... ok, si, con minutos de trabajo invertido hacia el pan, si... 5 minutos de atender la masa... err.. no, pero es más sencilla y segura que la receta de no-knead porque no necesitas precalentar una olla de fierro vaciado y luego andarla manipulando mientras está casi al rojo vivo; en contraste, esta receta brinda panes con buen sabor, buen migajón, no muy denso, pero relativamente uniforme y la costra crocante, pero no tan gruesa como en el no-knead. Y lo mejor de todo, la receta es fácil de recordar como esas proporciones antiguas: 6-3-3-13, es decir, 6 tazas de agua, 3 cucharaditas de levadura instantánea, 3 cucharaditas de sal, 13 tazas de harina. Admito que el procedimiento al principio es un poco mas complicado, porque no es tan sencillo como que mezclas todo y ahí lo dejas como en la no-knead. Mezclas todo y lo dejas levantar por 2 horas y después lo refrigeras. Lo puedes refrigerar durante el tiempo que quieras prácticamente pero no-más de una semana, o al menos a la semana yo le quitaría la mitad y realimentaría el cultivo (en este punto ya sería más como un cultivo bacteriológico-enzimático que una simple masa, lo cual no es NADA malo). Cuando ya te decides que vas a querer pan, vas a necesitar reservar hora y media de tu tiempo aproximadamente: le quitas a la masa el volúmen requerido, para 2 personas nos ha funcionado bien algo del tamaño de una toronja. Le haces la forma de una esfera y lo dejas reposar y llegar a temperatura ambiente durante 20 minutos, luego otros 20 minutos en lo que precalientas el horno a 450F (ya van 40 minutos de tu tiempo); una vez precalentado el horno, pones la masa en una charola espolvoreada con harina o sémola si es que tienes le cortas una forma de #, una terna de rayas o una sola para que se pueda levantar mejor (y se ve más bonito) y lo metes al horno durante 25 a 30 minutos o hasta que quede dorado, dependiendo de la forma del pan. Estando en el horno, hay un truco que había visto en recetas de baguettes, se necesita vapor para que la costra esté sudada y pueda agarrar color; una opción es que le avientes agua al piso del horno cada cierto tiempo o que pongas una olla pequeña (que no tenga partes de plástico por favor!!) con agua caliente para que esté evaporando poco a poco. Una vez transcurrido el tiempo necesario para cocer/dorar el pan, lo retiras y esperas a que se enfríe para arrancarle un pedazo, embarrarlo de mantequilla y devorar.