martes, mayo 03, 2011

Carne encebollada

Una de las tendencias que traen de moda en algunos blogs y programas de cocin es la "reinvención de un clásico", en mi casa era común un "bistec de dos volteadas"... de ahí que fuera principalmente carnívoro por los primeros 20 años de mi vida, ahora es al revés, carne en moderación... el 99% del tiempo, pero hay ocasiones muy particulares donde es necesario saciar la sed de carnitina y hemoglobina bobina. Ahí es donde entra esta reinvención, si es que se le puede decir así; la receta de mi mamá era sencilla, el bistec así como venía del refri en su bolsa de plástico cubierta de papel de carnicero puesta en un sartén caliente y encima unas rodajas de cebolla, sal, pimienta y casi siempre orégano. En realidad no le veo nada malo a esa receta, si NO te gusta la carne :P, pero si te gusta la carne, te gusta término medio, jugosa, con las proteínas intactas y todavía absorbibles; a reinventar se ha dicho.
Ingredientes
1 o 2 cortes de rib eye
1 cebolla en rodajas
3 o 4 hongos blancos en cuartos
1/4 tz vino tinto
Procedimiento
Coloca las rodajas en un sartén a fuego lento, lo más lento posible y procurando que todas las rodajas tengan contacto con el metal (si está en el arie, difícilmente se van a dorar :P)
Retira las cebollas cuando se hayan suavizado y tengan un ligero color ámbar
Calienta el mismo sartén a fuego alto
Sella la carne por ambos lados
Reduce la flama a media~baja y continúa la cocción hasta lograr el término deseado
Retira la carne para que descanse
Regresa las cebollas junto con los hongos y el vino, deglasea el sartén a fuego lento
Cuando los hongos se hayan suavizado retira del fuego y haz una cama para la carne
Rebana la carne, procurando ir en contra del grano y coloca sobre las cebollas y hongos